Si te gusta escribir y quieres compartir tus textos .... ESTE ES TU BLOG. Manda tus relatos, cuentos, cartas o cualquier otro género narrativo a cuentocuentoscontigo@gmail.com y si son seleccionados, serán publicados en este blog. (Los textos no deberán exceder de dos o tres caras).

lunes, 26 de junio de 2017

"CUARTO MENGUANTE" (Autor: P.J. CHELMICK)


                                                  


            ¿Cómo regresar a esa inquietud de las mareas cuando la luna cosquillea al atardecer las olas de su piel?

            Sabía, por lo que los cuentos me narraban, por lo que las leyendas me descubrían, por lo que los viejos temían, y los poetas escribían, que ella guardaba todos los sueños, todos los miedos, todos los aullidos, todos los desamores, todos los insomnios, y yo quería ser parte de su misterio.

            ¿Cómo alcanzar aquel vergel de nada donde todo lo imaginado habitaba?

            Escribí compulsivamente los más variopintos cuentos, los arrojaba en una hoguera, en la esperanza de que sus cenizas alcanzaran su luz.
            Narré, a quienes nada tenían que escucharme, enigmáticas leyendas de seres lunáticos que visitaban mi alcoba, para que ellos fueran mis intérpretes en su huida.
            Subí a los cerros donde clamaba el rumor de los cencerros, allí aullé, aullé hasta darme miedo al reconocerme en mi voz; tan lejos, tan insuficiente para que ella me escuchara.
            Y declamé, declamé versos, y más versos, y soñé despierta hasta verla desaparecer cada amanecer, desposeída de su túnica de sol.

            Me ignoró, como se ignoran los cuentos que no se creen, como se ignoran las promesas sin piel, como se ignoran las pesadillas al despertar, como si ignoran los deseos de una moneda perdida en Trevi.

            Me negué a no ser luz, a no ser el deseo de los verbos ser, amar y estar, me negué a ser un cuento sin final, a ser una marioneta de cristal.

            Me hice pequeña, muy pequeña, hasta ser engullida por el vientre de mi tierra,
hasta ser una pepita de mis vacilaciones, descomponerme en sus entrañas hasta que la lluvia pudriera mis sueños, ser vapor, y conquistados todos los castillos amurallados de vació en las nubes, alcanzar aquella luna de nadie.

            La lluvia me hice crecer, crecer, crecer, abandonar mis zapatos mágicos donde encerraba los secretos, recortar los tirabuzones que a las noches me roían los ratones de mis cuentos, humedecer la mirada en la verdad de las leyendas escondidas en mis prendas, temblar ante los aullidos de los lobos que se escondían en las esquinas.

            Fue cuando ella me preguntó: - ¿Ya no quieres ser mía?

            Trepé con mis raíces entre las montañas que las antiguas cenizas fueron creando a mis pies hasta alcanzar la última cornisa del acantilado donde morían todas las mareas, inquietas, y me senté, con mis pies colgando en el vacío, y le di patadas a los vientos, a los sueños, a los miedos, a los versos y a los poetas, porque allí estaba ella, aquella luna rosa, llena de junio.

Se sentó a mi lado, en aquel trozo de acantilado, me entregó un atillo hecho con trapos viejos, cargado de versos, de sueños, de miedos y de cuentos.

-          Cuéntame, dijo.


Miré contra la marea, inquieta, me volví a ser pequeña.

jueves, 15 de junio de 2017

Tema: ROBOTS (9 historias)



HISTORIA 1
PERFECTO (Autor: TOMAS ANGEL)

Era previsible. Creo que empezó cuando las parejas sustituimos hijos por mascotas anhelando seres más agradecidos y más dóciles. Y lo mejor de todo, recuperando el papel protagonista en el centro de nuestras vidas.
Más adelante, cuando la Industria puso en el mercado su versión robótica de perros, gatos e híbridos, el éxito fue arrollador. A las ventajas anteriores se sumó la limpieza, ahorro en veterinario y terminar con los paseos a horas intempestivas.
Ahora que en nuestra mano teníamos el control, el siguiente paso no se hizo esperar: hijos robóticos. Con el lema "nunca crecen y siempre obedecen" de nuevo triunfaron los comercios.
Sólo faltaba para completar nuestra dicha unos compañeros de viaje fáciles de entender, previsibles y receptivos. Por eso legalizamos el matrimonio con droides. Siempre cariñosos, fieles y eternamente jóvenes y bellos.
Soy el último humano biológico sobre La Tierra. Mi exoesqueleto no podrá alargarme la vida por mucho más tiempo. Pero no temo: ya está lista mi réplica para acoger mis recuerdos y mi personalidad. Fuera de ella quedarán mis inaceptables defectos.
No volveré a olvidar nuestro aniversario, siempre estaré de buen humor, no tendré prisa en el supermercado. Y... ¡por fin! ordenaré el trastero.

HISTORIA 2
MISION ABORTADA ( Autora: MACAMEN DE VEGA)

Amaya se moría. Tras ocho meses de lucha contra aquella enfermedad que devoraba su cuerpo estaba agotada. Tenía miedo. Mucho miedo. Los dolores se habían hecho insoportables y cada día era un poco peor. Aquella tarde había ido a casa de sus padres. Ya no podía conducir, así que Tay, el robot de ayuda personal que la habían asignado al caer enferma, la había llevado. A ella nunca le habían convencido esos androides, pero ahora reconocía que, con él, la vida los últimos meses había sido más agradable y a veces se sorprendía a si misma sintiendo cierto cariño por aquel amasijo ordenado de cables, chips y metales.
- Me preocupa Tay, estos últimos días le siento raro - había dicho a sus padres hacía unos minutos.
- Pues que no te preocupe, Amaya, es solo un robot cumpliendo una misión para la que ha sido programado.
Las palabras resonaban aún en la cabeza de su madre cuando atónita contempló desde la puerta, tras despedir a su hija, como Tay se abalanzaba con el coche a toda velocidad sobre ella dejándola muerta en el acto.
La voz metálica sonó clara por encima: - Misión abortada. Fin del sufrimiento.

HISTORIA 3
 (Autora: MARIA JOSE MONTERO NUÑEZ)

- Al paso que vamos nos acabarán sustituyendo por robots: Máquinas obedientes y eficaces para la cadena productiva. Amasijos de hierro programados para trabajar sin protestar. Androides sin sentimientos ni cargas familiares. Y, os aseguro que llegaremos a verlo y sufriremos en nuestras propias carnes las consecuencias de esta nueva era que ya está en camino. 
Quien así hablaba era un obrero , aprovechando los escasos quince minutos que la empresa le concedía para comer un simple bocadillo.
Sus compañeros escuchaban sin oír , hastiados de sufrir cada día las quejas del mismo personaje, ese que enmudecía sistemáticamente en las Asambleas y era todo un revolucionario en los lugares donde nada se solucionaba.
El anti- robots era el primero en decir sí cuando el jefe pedía voluntarios para hacer unas horas extraordinarias. En cuanto había ocasión de ganar unos euros de más la palabra , humano, desaparecía de su vocabulario.
Si alguien le recriminaba su acción, explicándole que estaba impidiendo que algún compañero en paro no fuera contratado por su avaricia, se daba la vuelta y hacía oídos sordos.
Su vida la tenía programada al milímetro: Se levantaba a las seis de la mañana, se aseaba, desayunaba mientras su mujer le preparaba la mochila con el correspondiente bocadillo y la botella de vino. ¡ Lo del vino era sagrado! Salía de casa, cogia el coche y: Directo al trabajo.
Siempre era el primero en llegar, media hora de antelación como mínimo. El primero en ticar, el primero en empezar la tarea.
Curiosamente, siempre salía el último.
- El jefe me tiene muy bien visto. Solía decirle a su mujer y a su hija.
El fin de semana lo dedicaba a la caza y a la pesca : Sus " deportes " favoritos.
Nunca entendió por qué terminó sus días solo. Que su mujer y su hija se fuesen de casa fue para él un insulto imperdonable. " Unas desagradecidas " - repetía una y otra vez - " Nunca les faltó de nada "
Murió sin darse cuenta, aquel anti- robots, que toda su existencia se había limitado a ser un áspero robot de carne y hueso.

HISTORIA 4
 (Autora: MARIA JOSE MONTERO NUÑEZ)

LA AGENCIA DE SEGURIDAD DEL ESTADO INFORMA :
Se comunica al Pueblo Llano que, por defecto de forma, ha salido a la calle una partida de seres defectuosos, tienen la misma aparecía que los humanos, pero carecen de sentimientos.
Los pueden reconocer por su falta de sensibilidad y su absoluto automatismo.
Se ordena la colaboración de todas las personas de bien.
Fdo : El comandante en jefe.

HISTORIA 5
 ( Autora: FLOR MÉNDEZ VILLAGRÁ)

- Dicen que en algún lugar existen seres que mueren; que antes de que eso ocurra, pueden procrear otros seres a los que legan su saber; que entre ellos, se pueden crear vínculos tan fuertes que, a veces, perduran más allá del propio tiempo.
- ¿Quién dice eso?
- Un libro
- ¿y eso qué es?
Estaba claro, E38, no era uno de ellos. E38 estaba programado para denunciar y denunció. Los “oscuros” descubrieron la manipulación en uno de los genes utilizado en la creación de M24, este provocaba un irresistible deseo de saber y transmitir lo aprendido, cosa inadmisible para el departamento de memorias manipuladas. Decidieron eliminarlo y quemar sus libros.
Dicen que fue aquella noche, en la cámara de genes, cuando alguien lo intentó de nuevo y creó a P21.
Hoy, yo, sigo contando cuentos

HISTORIA 6
 (Autor: JUAN CARLOS GARCIA CRESPO)

Papá, que es poco romántico para estas cosas, le ha regalado a mamá para su aniversario un robot de cocina. Una oferta del mediomar que no pudo rechazar. Uno de estos que hacen de todo, que además de cocinar, limpian, planchan y cambian la tele de canal. Tan moderno que apenas te das cuenta de que está en casa, tan integrado en la familia como lo están Toby y Rufo, mis dos perros. Sólo tieneeee uuuun deeefeeeectooooo, haaaayyyy quuueee caaaaam biiiaaaarrr laaaa baaaateeee riiiiaaaa caaaa daaa poooo cooo. Uuuun aaaa gaaan gaaa quuuee...

HISTORIA 7
( Autora: GEMA GUTIERREZ MORAN)

Un día de lluvia y frío. Nos encontramos en el año 2147 d.c . Hemos perdido las estaciones y el mes en el que estamos ya no importa. Cientos de preguntas invaden mi mente , Él siempre está ahí, más en estos días en los que a mi parecer se preocupa por la comodidad de mi persona. Ayer le sorprendí mirando al horizonte, su rostro frío como el acero contrastaba con el gesto de preocupación. ¿ Quizá por la tormenta de hoy? . Se que esto no es posible pero me gustaría creerlo . Todos los días me sorprende al despertarme, parece que me conoce , se que me estudia y me comprende, o sólo es una ilusión más? . Me acaricia el pelo si ayer fue un mal día y me susurra si fue ajetreado. Me encantaría pensar que puede sentir aunque esto se que es imposible. Dejo de llover y sigo preguntándome que les ha ocurrido a los humanos...

HISTORIA 7
EL EXTRAÑO MUNDO DE LOS ROBOTS CON SENTIMIENTOS 
( Autora: Alejandra Vaca Loor)

Proveniente de la basura espacial y de los fenómenos desconocidos del espacio exterior surge un extraño planeta donde dicha chatarra deja de ser un objeto artificial para cobrar vida. Sus habitantes son seres con diferencias en cuanto a formas, tamaños y lenguajes de programación, aun así a pesar de esto, ellos se aceptaron y construyeron un mundo donde su premisa fundamental fuera ayudarse los unos a los otros sin que ninguno quede excluido por su alta o baja funcionalidad, donde en vez de tirarse a la basura se busca un medio de reparar lo estropeado, un mundo donde olviden que un día fueron creados simplemente para ser utilizados, para complacer y facilitar el día a día de sus creadores, pero sobre todo para perdonar el hecho de que cuando ya dejaban de cumplir con sus objetivos o se quedaban obsoletos eran arrojados, sin pensar que estos, con su mecanismo artificial, un día iban a volverse seres con más valores y sentimientos, seres sin rencores, ni orgullos, ni ambiciones que nublasen su visión de que están ahí para cumplir una misión útil entre ellos y ayudarse a sobrevivir, que es el legado más preciado que solo poseen: LA VIDA.

HISTORIA 9
MAK ( Autor: Marcelo Oscar Barrientos Tettamanti)

Mak estaba agonizando sentado en la cocina pasando una y otra vez su dedo por la mesa de madera, llevaba así las últimas 48Hrs.
No podía hacer nada por ayudarle, pero estaba tranquilo porque sabía que no estaba sufriendo.
Por mi cabeza desfilaban todos los cuidados que él me brindó, intente de todas las maneras posibles alargar su vida, pero no pude, el estado asigna a los huérfanos, y somos muchos, un “mapa-dre” con una batería sellada, y la de Mak se estaba agotando.
Durante estos años él me enseño todo lo que debía saber, en cuanto muera trabajaré para el estado en una fábrica, sé todo lo que tengo que hacer para devolver al estado este tiempo en el que Mak me ha cuidado en su nombre.
Es mi deber, eso me decía cada día Mak, aunque desde que su batería se fue agotando he notado que no se separaba de mí cuando dormía como lo hacía siempre, lo notaba allí junto a mí. Me produce sensaciones que no comprendo. Allí esta sentado, con su dedo de metal talló la mesa, una y otra vez escribía: Sé libre. 



martes, 13 de junio de 2017

VERÓNICA Y EL CUARTO MENGUANTE (Autora: SOCO RAMOS)

ILUSTRACION DE LAURA G. BÉCARES
que sirvió de inspiración para escribir esta historía

Verónica se encaramó al tejado y comenzó a aullarle a la luna.

A lo lejos, los abetos extendían perezosos sus brazos cansinos cubiertos de nieve y se dejaban bañar por la claridad plateada del astro nocturno.
Verónica continuaba aullando mientras el viento hacía flamear los pliegues de su camisón de raso blanco. No sabemos si era la señal de una rendición o la petición de una tregua. La luna no respondió a ninguna de las dos demandas. Redonda, brillante y lejana, su cara inexpresiva no mostró compasión ni sorpresa alguna como si los aullidos de la mujer fueran inaudibles y no perturbasen su placidez. Tal vez esperaba que, como otras muchas noches, Verónica tomara asiento en el tejado, extendiera las piernas sobre la pizarra negra, extrajera del seno la carta y comenzase a leerla en voz alta con los ojos vueltos hacia Selene.
Así había sucedido las noches de luna llena desde que empezaron a llegar las misivas anónimas. Mensajes de enamorado. Mensajes llenos de pasión que a Verónica le inflamaban el espíritu y, sobre todo, le encendían la carne. Mensajes con la promesa de encuentros clandestinos bajo la luz lunar.
Y esta noche, justo esta noche en que la luz reverberaba en la nieve y la claridad era más intensa. Justo esa noche que vestía camisón de novia, Verónica se encontraba sin el pliego de papel entre las manos.
Aulló a la luna. Aulló con desesperación. Aulló sin descanso durante horas hasta que, de amanecida, las gentes del pueblo consiguieron bajarla del tejado y la introdujeron en su vivienda.
Sobre el aparador de nogal oscuro destacaba la blancura de un sobre dirigido a su nombre.
Era la carta que la semana anterior Verónica había olvidado depositar en el buzón de correos.

Ella se obstinó en afirmar que era la luna. La encerraron por loca.

Debía de ser verdad porque la noche siguiente a la de su encierro entró en cuarto menguante. 

lunes, 15 de mayo de 2017

"ANITRA ANCESTRAL" ( Autora: MARTA MUÑIZ RUEDA)

(Foto: Alejandro Nemonio Aller)

Este relato fue escrito para la sección "poniendo historias" que cada mes se propone desde CUENTO CUENTOS CONTIGO. En este caso los relatos debían estar inspirados en el baile oriental con el que la bailarina MARIA MENDOZA MARTINEZ nos deleitó en el encuentro que los simpatizantes de cuento cuentos contigo tuvimos el pasado mes de marzo. Entre todos los enviados fué este relato de Marta Muñiz Rueda el que supo ganar el corazón de María.


Empezó a bailar siendo una niña. Nunca supo por qué, era una necesidad instintiva, un aliento, un impulso troquelado a contratiempo.
Tras unos años de búsqueda infinita —salones de baile diáfanos, tutús etéreos, faldas de volantes— encontró su sitio después de leer a Washington Irving y sus “Cuentos de la Alhambra”. Aquellas tres hermosas princesas encerradas en una torre para impedir que cayesen en las redes del amor, la condujeron a encontrar su afán de libertad al filo de una atmósfera del todo orientalista.
Así que su madre la llevó a varias escuelas en donde podría aprender a bailar la Danza del Vientre y ella poco a poco fue sumergiéndose en un universo dorado de ritmos y palabras que la hizo sentirse como Sheherezade; la diferencia es que Anitra aprendió a transmitir sus deseos a través de su cuerpo: de sus pies, de sus caderas, de sus manos… Y así, ensayo tras ensayo, llegó a practicar mil y una noches.
A sus veinte años se había convertido en una danzarina profesional. Era capaz de sentir y dejarse llevar, era como bailar con piloto automático y esa sensación de plenitud maravillosa le concedía el privilegio de volar.
Anitra volaba en sentido figurado, claro está. Quiero decir que, una vez iniciado el espectáculo, ella se esfumaba durante un tiempo hermético que marcaban la música, los aplausos y un reloj de pared, coqueto y casual.
Un viernes por la tarde acudió a un hermoso café para animar con sus intervenciones un tradicional y familiar cuenta cuentos. Su amigo Marcelo, poeta de gran corazón, la había invitado no sin ciertas dudas, —él temía que ella deseara negarse por considerarlo inesperado pero lo que él nunca había imaginado es que Anitra amaba los cuentos, porque gracias a esas historias antiguas que aparecen en libros de las bibliotecas de todo el mundo, ella empezó a bailar—. Y bailar, es también soñar.
Y Marcelo se sorprendió una vez más de su poca fe, encendió e incendió la sala con la melodía árabe de ritmo Bollywood que Anitra le había programado. Y se dejó llevar, fascinado, anestesiado.
Todos los asistentes miraban a Anitra bajo un poder hipnótico. Se enredaban en su pelo, intentaban alcanzar el vértigo sinuoso de su cuerpo al avanzar cada paso, se enamoraban minuto a minuto de su sonrisa, se sumergían en sus tules celestes y reposaban en el rojo de sus labios con la mente en blanco, aderezada con pizcas frenesí.
Cualquiera hubiera imaginado que Anitra, en esos momentos, recibía el calor de sus miradas y las guardaba en su memoria. O, tal vez, incluso almacenar tan altas dosis de deseo ajeno y admiración sincera la habrían conmovido. Quizás aquel fervor podría haber alzado su autoestima hasta nubes lejanas o simplemente la empatía eran pétalos de cariño invisibles, flotando en el aire. Pero no. Lo que nadie sospechaba era que Anitra no les veía. Aunque los mirase, así en general, como un horizonte hormigueado, ella no los veía.
Ella veía a mujeres de la India bailando por amor, a mujeres de África danzando para pedirle a un dios protector un sábado de lluvia, a mujeres de Oriente que giran y giran y giran para seducir, para enamorar, para liberarse de un fuego embriagador, para sentirse amas y esclavas, dueñas y ofrendas, veía a mujeres griegas cansadas de su obligado misticismo, moviendo sus caderas cada noche oscura… mujeres romanas bailando en medio de una fiesta descomunal ante su emperador… Anitra atravesó desiertos, glaciares, montañas, océanos, penumbras y amaneceres, palacios suntuosos, pequeñas granjas, cabañas en ruinas, castillos medievales, rascacielos… hasta pudo bailar dentro de un iglú.
Ella era Anitra y todas las mujeres que habían bailado antes capturando su alma a lo largo de la historia. Estaba allí y estaba en todas partes.
Cesó la música y abrió los ojos. Todo era oscuridad y silencio. Todo, menos los ojos que la esperaban al otro lado de la música y el mar, los ojos de su madre.

viernes, 5 de mayo de 2017

LA FUERZA DE LAS HISTORIAS


(Acuarela de Charo Acera Rojo, pintada para el primer aniversario de Cuento Cuentos Contigo) 

Dice la RAE que una historia es la relación de cualquier aventura o suceso, aunque también la narración y exposición de los acontecimientos pasados y dignos de memoria, ya sean públicos o privados.

Historias..... La vida esta llena de historias, esas de las que eres o te gustaría ser protagonista, de las que prefieres no ser parte, las que te inventas, las que vives, las que sueñas, las que te cuentan, las que ves; historias de amor, desamor, miedo, esperanza...

y siempre habrá locos o cuerdos, siempre habrá personajes con chisteras que celebren el no cumpleaños y vuelquen sus fantasías en la soledad de un folio en blanco para que tu, el, ellos, vosotros, ustedes y yo podamos disfrutar sumergiéndonos en la magia que se extiende mas allá de las palabras

HISTORIAS SIEMPRE, POR SIEMPRE, PARA SIEMPRE 
HISTORIAS PARA SEGUIR VIVIENDO
HISTORIAS PARA SEGUIR SOÑANDO
HISTORIAS PARA SEGUIR COMPARTIENDO







viernes, 7 de abril de 2017

"LA PENA SE HIZO AIRE" (Autora: FLOR MÉNDEZ VILLAGRÁ)

foto: JESUS Mª RODRÍGUEZ 
(Prohibida su reproducción)

En una mano mi mano y en la otra la vela consumida al ritmo de sus pasos. Yo junto a ella, yo y mis pocos años vestidos de fiesta y un abrigo azul claro, porque aún no entendía de suspiros, ni de negros, ni de penas, ni de duelos. Yo niña, solo quería estar a su lado. Ella caminaba en silencio sus penas,  buscando esperanzas  sin soltar mi mano.

            Siempre el VIERNES, viernes de velas, viernes de procesión, de incienso, manolas y  pasos; viernes de familia, de tapas, de torrijas, de bacalao y garbanzos; viernes de rezos, viernes de  primas y de juegos; viernes de caricias que tatúan el alma.

            Al amanecer comenzaba la espera y cuando el redoble de tambores rompía la quietud del alba, se formaba un balanceo suave que iniciaba la marcha, lenta, pausada, por esas calles estrechas que siguen guardando en su suelo miles de pasos, miles de historias y miles de años; por ellas la danza negra puja, reza, calla y sus pies se arrastran formando un coro que solo cesa cuando el paso descansa; por ellas vamos nosotras, con ellos, en SILENCIO, con las manos agarradas.

            Hoy a pesar de mirar desde la distancia que impone el tiempo, siento, aun siento, el calor de esa mano que echo de menos, sus pasos y el murmullo de sus rezos.

Quizá sea esa la razón de que siga viviendo los amaneceres, los redobles, los encuentros, las velas y los inciensos; quizá sea por eso, o por costumbre, o por nostalgia o por deseo; lo cierto es que me siguen inquietando y atrayendo esos OJOS que se destacan en el fondo NEGRO
y me sigue encogiendo el alma la pena que una tuba exhala al aire como un lamentoesa pena hecha aire que a veces hace llorar al mismo cielo.

Viernes, siempre viernes. Viernes de trompetas y tambores. Viernes de sonidos que siguen acelerando los latidos de mi corazón viejo. Viernes de añoranzas y recuerdos, viernes de azul claro y de penas hechas aire igual que la tuba en su lamento.

martes, 28 de marzo de 2017

"VERDAD VERDADERA" (Autora; REBECA VILLORIA MARTINEZ)


El agua había bajado tanto que los secretos años atrás escondidos entre el lodo
estaban quedando al descubierto. Pisé sobre una cama de hojas crujientes y respiré
hondo, dejando que el frescor de esa mañana de invierno bailara por el interior de mi
cuerpo. Recuerdos de la infancia inundaron mi mente y las preocupaciones, ligadas a
ciertas etapas de la vida, desaparecieron durante varios minutos, dando paso a una
sensación de angustia repentina; la basura rodeaba cada orilla de ese pantano, ahora
prácticamente seco, amontonada por grupos sin orden aparente. Me acerqué a uno de
ellos con rapidez, enfadada con los seres humanos, observé y di alguna que otra
patada a los escombros, molesta por tener que presenciar aquello. Hasta que algo
llamo mi atención; una cerradura enterrada en el lodo había fijado su vista en mí, tire
de ella y salió; estaba unida a una pequeña caja de hierro, que lave en un charco de
agua cercano. La abrí con rapidez, deseosa de descubrir su contenido. Había un
pequeño frasco lleno de purpurina y un papel con una frase escrita; “Un día sin risas,

es un día perdido”. Sonriendo dejé la caja en su lugar y continué mi camino.

cuentocuentoscontigo@gmail.com

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *